lunes, 5 de julio de 2010

Sensaciones.

Hace alrededor de un año ella me dijo, palabras más o menos, mirándome a los ojos y con su enorme y franca sonrisa...
_ Hey, Bro! Quiero que escribas para mí acerca de una palabra que me gusta mucho: sensaciones.

Acepté con gusto, halagado, sabiendo de su genuino interés, sin saber cuán difícil me iba a resultar.
Acto seguido, se fue lejos... muy lejos.

Las sensaciones me definen, me indican cómo estoy.
Tengo especial cuidado en guardar minucioso registro interno del momento, el entorno, el contexto, el lugar, el clima, la situación en que aparecen y de cómo modifican mi estado del ánimo, mi humor.
Trato de tener total conciencia del estímulo que las genera, e intento verbalizarlas, ponerles nombre.
Algunas veces esto me resulta bastante sencillo y lo logro de inmediato, pero otras...
Soy capaz de pasarme días percibiendo una sensación extraña en mí sin llegar a definirla, inquieto, revisándome, hurgando en mi interior, viéndola y valorándola desde todos los aspectos que me es posible.
Quiero saber "qué" es lo que estoy sintiendo siempre, para hacer todo lo posible en el futuro por revivirlas. O todo lo contrario.
En síntesis, para aprender.

A cada sensación le corresponde uno o varios estímulos y, muchos de éstos, tienen nombre propio, el de esas personas que la vida me regalado o con las que me ha castigado.
Las personas, indudablemente, son estímulo, generan sensaciones.
Y es por ésas sensaciones que las voy eligiendo o rechazando, teniéndolas presentes a través del tiempo, manteniéndolas lo más alejadas de mí que pueda o confinándolas al rincón de las olvidables.
Y es también por ésas sensaciones que voy evocándolas, llegando incluso a invocarlas... ("venga para acá, que necesito reír")

En tren de nominar sensaciones, he llegado a curiosos resultados, especialmente cuando no logro hacerlo en una palabra y me encuentro entonces con alguna frase o hasta alguna alegoría.

Citaré un par de ejemplos que me son propios.

* Cuando damos el primer bocado de algún manjar y comenzamos perder control de nuestros movimientos, gestos y sonidos que emitimos a merced de esas cosquillas que se concentran en los maxilares, para mí no es otra cosa que un orgasmo papilar.

* En medio de una intensa y complicada conversación con alguna mujer que alguna vez amé, con la que estábamos soltando aquella, nuestra historia, me surgió de manera sorprendentemente espontánea que su paso por mi vida es como un helado que me la vida me ragaló, un helado que supe disfrutar con regocijo hasta el último bocado pero, lo sabemos bien, los helados se terminan. La sensación de ese momento fue la de estar agradecido con la vida, sin caprichosos lamentos.

Y ustedes... ¿Qué me dicen de las sensaciones?

PD: Escrito para vos ELE. Ya ves, nunca me olvidé :)

9 comentarios:

Gabriela dijo...

Pablo, un helado es un helado hombre!!

Y de chocolate marroc ni le cuento!! otra que orgasmo papilar.. paaaaaajarito!!

La candorosa dijo...

Supongo que no debe haber un instante de vida en el que estemos sin "sensaciones", digo, por puro decir, vio...

Pero claro, cuando la cosa se pone intensa, hacia el lado que fuere, ahí como que somos más conscientes del peso de la "sensación".

Obviamente, que las que pertenecen a la lista de las "Pa'sufrí", no las invoco ni por error; pero a las otras, esas que dan ganas de tener la receta para eternizarlas, ¡¡a esas las adoro!!

Oiga... anda sensiblón ¿¿¿o me parece???

Abrazooooo!!!

Mr.Halls dijo...

Gabriela: " paaaaaajarito!!"
Nunca escuché tal expresión, vea... Pero es casi como si la estuviera viendo... ¡¡jajajjajajja!!
Y no, ni me cuente de un helado de marroc, ¡con el marroc no se jode!
:D Abrazo.

Candorosa: Diga, diga traquila todo lo que quiera, que pa'eso viene, ¿no?
¡¿A usté le pesan las sensaciones?! raro síntoma... ¿Será que es muy intensa con los Havanna? :P
Tiene usté razón, las sensaciones pa'sufrir vienen solas, ni hay que llamarlas y, en mi caso, casi todas tienen forma ovoide.
No sé si le permitiré eso de "sensiblón"... ¿Acaso en sus pagos no hay memorables heladerías?
No se haga, ¡eh!
Tenga este abrazo.

amapola dijo...

SOS UN GRANDE, asi... con todas las letras... no pude mas que agradecerte, y por supuesto largarme a llorar por todos los recuerdos que evoco, todas esas sensasiones que te pedi que escribieras eran porque se que cuando finalmente lo hicieras, iban a llegar a mi corazon en miles de formas y personas que no quiero olidar, pero una sola a quien casi le rogue que lo hicierA: Vos bro..
Gracias de nuevo por regalarme este momento "SENSASIONAL"
Te quiero y extraño mucho!
Y nunca dejes de sentir...
Ele

Mr.Halls dijo...

amapola: ¡Pero sea usté bienvenida a mis pagos virtuales!
No, no me siento cómodo tratándote de usté, con vos no :)
Ni TAN GRANDE ni tantas gracias... Con vos, aprendí mucho más de lo vos te creés y también supiste ganarte un lugar muy especial en mí.
Además, después de todo, ¡te lo debía!
También te quiero, también te extraño y ya sabés, también te espero.
Cuidate, ¡pendeja! :)

nadasepierde dijo...

Las sensaciones, las que se corresponden a momentos felices, son las que nos rescatan de los otros momentos, aunque por el momento ni siquiera seamos capaces de registrarlas, tan absortos en poder resistirlos.
Me cuesta tomarme las cosas (las buenas, claro!) como un helado y saber que tiene fin... siempre quiero más. Pero ahora estoy empezando a entender que en muchos aspectos, la vida es como una fiesta, y llega el momento en que termina, por mas buena que sea.

En general, las sensaciones malas, no me caen muy bien, me destartalan y me dejan chamuscada.
Algún dia cuando crezca aprenderé que es parte de la vida, y disfrutar solo los momentos felices, esperando que llegue el próximo.

Esa es mi sensación de hoy!
un beso

Mr.Halls dijo...

nadasepierde: Mientras que las hayamos disfrutado, no es tan malo que se terminen.
Triste es quedarnos con la sensación de que fue la última. Pero...
Siempre hay más. ¡Siempre!
A estar atento pues :)
Un abrazo

Estrella dijo...

Tengo un mundo de sensaciones, cantaba el gran Sandro. Así vivimos, gracias a Dios!

Mr.Halls dijo...

Estrella: Él sí que ha tener interesantísimas sensaciones que recordar... Especialmente de aquella época cuando escribió esa canción.
¡Eso, vivamos así!
Un abrazo.